Por qué leer

Basándonos en el rol de la lectura, en el descubrimiento y la construcción de sí mismo, en las distintas etapas evolutivas, la lectura según Michèle Petit, le da sentido a la vida le pone palabras a las esperanzas, a las miserias, a los deseos y esto no es poca cosa. Además del placer que produce la lectura, posibilita un trabajo psíquico que permite encontrar un vínculo con aquello que nos constituye, que nos da lugar, que nos vitaliza.

En el caso del niño, basándonos en Winnicott, el niño va a construir un juego para sobrellevar la angustia de la separación de la madre. La lectura permite elaborar esta situación y la biblioteca es precisamente un espacio, en el sentido real y metafórico, donde sentirse protegido para poder desplazarse libremente, sin peligros y abandonarse a las fantasías. Finalmente el libro es un depositario de energía y en ese sentido puede significar una palanca que permita a los jóvenes desarrollar sus capacidades creativas en múltiples sentidos.

Por otro lado la lectura es un instrumento que se ejercita y al mismo tiempo como vimos está profundamente ligado a lo afectivo, de allí la importancia de las condiciones del entorno para estimular dicha actividad.

Creemos que la lectura no sólo es un asunto de la escuela, que por cierto lo es, sino de todos. Cualquier persona o institución puede transformarse en un mediador que acerque lecturas.

Según Marc Soriano: ”el interés por la lectura existe raramente en general” es por eso que tenemos como objetivo acercarnos y acercarlos, sin preconceptos, o los menos posibles, teniendo en cuenta que los que se acerquen a la biblioteca pueden leer de cualquier manera y en cualquier parte y que tienen derecho a no rendir cuentas de lo que entendieron de sus lecturas.
Como dice Ester Jacob: “Formar lectores es ayudar al niño a tener ganas de leer y mantener ese interés por los libros y la lectura".

No hay comentarios: